Es una alarma que consta de un pulsador para el interior de la cámara y una alarma con señalización acústica y luminosa que se instala en el exterior de la cámara y sirve como seguridad en caso de quedarse encerrado en el interior del recinto frigorífico. La alarma dispone de batería para poder funcionar ante un eventual corte de energía eléctrica.

En el caso de cámaras para funcionar de 0 a +5ºC se ha de instalar una junto a la puerta.

En el caso de cámaras de congelados se han de instalar 2 alarmas junto a la puerta.

En cámaras de funcionamiento por encima de +5ºC no es necesario instalarlas.