Siempre es mejor seleccionar las cámaras con el suelo debido ya que éste también estará aislado térmicamente y se minimizarán las pérdidas térmicas, así como el tiempo de funcionamiento del equipo.

Se pueden elegir cámaras sin suelo siempre que trabajen a temperatura sobre 0ºC y en las que no existan sótanos u otro piso inferior debajo del local donde va instalada la cámara, ya que por diferencias de temperatura se podrían producir condensaciones en el piso inferior. La ventaja de la cámara sin suelo es que no existe escalón de entrada a la cámara para poder acceder con pequeños carros (fruterías, carnicerías, etc.).

Las cámaras para funcionar a temperatura de congelación siempre han de ir con suelo aislado.

Las cámaras modulares serie K las podemos servir con 2 tipos de suelo; suelo estándar y suelo reforzado.

Suelo estándar (S8): Tiene las mismas características que los paneles verticales. La cara interior del suelo será de acero galvanizado plastificado antideslizante. El suelo está acondicionado exclusivamente para paso de personas. Siempre que haya algún movimiento de carros en el interior de las cámaras frigoríficas se recomienda poner el suelo reforzado.

  • Resistencia estática: 2.000Kg/m2 uniformemente distribuidos.
  • Resistencia dinámica: NO ADMITE RODADURA.

Suelo reforzado (M9): Tiene las mismas características que los paneles verticales. La cara interior del suelo será de acero galvanizado contrachapado de abedul + fenólico.

  • Resistencia estática: 4.000 Kg/m2 uniformemente distribuidos.
  • Resistencia dinámica: 400 Kg. sobre 4 ruedas NO METÁLICAS.

Sí, en todos los recintos modulares con suelo podemos suministrar como opción una rampa de entrada a la cámara.

Aunque la cámara disponga de suelo reforzado y se entre con menos de 400Kg no se recomienda la entrada del producto a la cámara con traspalé ya que dispone de ruedas metálicas y estropearían el suelo.

Las cámaras que deban tener el suelo aislado y en las que se deba entrar con traspalés, toros, apiladores, etc. cargados precisan de un suelo aislado de hormigón.